Tras finalizar mis estudios de Bachiller decidí estudiar Medicina impulsada por mi interés por la biología y las ciencias de la salud. Mi curiosidad por descubrir las dolencias, afecciones que nos afectan a las personas, así como la forma de prevenirlas, diagnosticarlas, y curarlas siendo esta mi guía durante los años de la licenciatura. Descubrí entonces que la Medicina, es un arte y una ciencia.

Al finalizar me presenté a la convocatoria de oposición para acceder a la formación como médico interno residente (MIR) en Medicina de Familia y Comunitaria. Realice esta especialidad en el Hospital Reina Sofía de Tudela, Navarra.

Durante este trayecto se fue despertando mi inclinación por la salud mental, por aquellas cuestiones que incluye nuestro bienestar emocional, social, el funcionamiento de nuestro psiquismo, que nos lleva a ir construyendo nuestra forma de reflexionar, pensar, sentir, y afrontar las dificultades que se presentan a lo largo de la vida de las personas.

Me animé a presentarme al examen para acceder a la formación de Médico Interno Residente en la especialidad de psiquiatría. Empecé esta especialidad en el Hospital Psiquiátrico Nuestra Señora del Pilar, en mi ciudad Zaragoza. En mis años de formación mi afán investigador fue tomando   forma y centrándose principalmente en el área de la infancia y adolescencia, de este modo se fue revelando poco a poco que mi vocación y pasión iría dedicada a la investigación, prevención, promoción, diagnóstico y tratamiento del sufrimiento psíquico en la infancia y adolescencia.

En esta travesía, he llegado al día de hoy hasta vosotros trabajando, descubriendo nuevas formas de abordaje, tratamiento, prevención en el sufrimiento psicológico de los niños y adolescentes.

Por el camino, me he encontrado con personas profesionales con la misma vocación y pasión por esta labor, estando en la actualidad trabajando conjuntamente con la Dra. Silvia Saskyn, con la que hemos creado y fundado esta asociación.

 

A partir de mi acercamiento a la psicología durante mis estudios en la escuela secundaria, surgió en mí la inquietud por entender el psiquismo humano. Ya una vez iniciada la licenciatura de psicología en la Universidad de Buenos Aires, inmediatamente apareció una cuestión primordial en mi, que era ¿De qué modo podré a partir del estudio disminuir el sufrimiento humano, sin que necesariamente pasara por administrar una medicación.

A partir de entonces, y en mi trayectoria profesional mi lema fue como llevar a cabo en mi práctica el arte de curar.

Desde que me inicié en el ejercicio de mi profesión ha sido un incesante interés por el estudio, la investigación, la impartición de docencia a universitarios en la Universidad Buenos Aires y en la Universidad de México y en el tratamiento de pacientes tanto en consulta privada como en hospital.

Mi afán por el estudio me llevo a la realización de mi tesis doctoral en la Universidad de Buenos Aires, como un hito de todo mi recorrido y experiencia clínica del tratamiento de pacientes.

A lo largo de esta trayectoria fui aportando “granos de arena” a través de la publicación de un libro “El Yo en Freud y El Sujeto en Lacan: una articulación necesaria”, y numerosas artículos publicados en revistas, congresos y coloquios internacionales.

En esta travesía individual fui encontrando distintos otros, mis colegas, gracias a los que he podido hacer este recorrido como un barco que va siguiendo su curso.