Esta idea esta arraigada profundamente en nosotras, de hecho en ello se basa nuestro trabajo y en la pasión por difundirla. Aunque, en varias ocasionesnos encontramos con la dificultad de poder trasmitirla con ahínco.

Tras vivir la experiencia de nuestra trayectoria por el programa de emprendimiento “Convierte tu idea en
negocio”, donde participamos con uno de nuestros proyectos “TConectas”. Nos dimos cuenta que realmente la disparidad y variedad de ideas, propuestas, alternativas que se generan entre las personas se incrementan cuando los contextos son versátiles y flexibles.

En Apsmia estamos profesionales llegados de ámbitos de trabajo muy diferentes, sin embargo nos encontramos caminando por una senda similar. De forma casual ¡cómo la vida misma! Y fueron apareciendo ideas, trabajo, proyectos, esperanzas e ilusiones de llevarlos a cabo.
Nos dedicamos a la docencia, psicología y a la medicina, concretamente a la salud mental. ¡No os asustéis, calma! Sabemos que suena mal, pero seguir leyendo….
Hay quién se dedica a la docencia terapéutica, otros a la terapias psicológica y otros a la medicina, concretamente a la psiquiatría. Nuestra mirada esta puesta en los más pequeños, en niños y adolescentes, es decir en chicos con dificultades emocionales, que aprenden de forma, con otros métodos pero ¡Aprenden y son ¡jóvenes del futuro!
Intentamos sensibilizar y concienciar que cada persona tiene potencial para desarrollar su talento, solo es necesario descubrir el método de aprender para cada uno.

Las emociones son fundamentales para el aprendizaje.
Se consideran las emociones parte del proceso de aprendizaje. Las personas desde que nacemos nos emocionamos, entristecemos, desesperamos, irritamos, enfadamos, esto lo ponemos de manifiesto jugando, para ir aprendiendo. Las formas y maneras de llevarlo acabo son diferentes de unas personas a otras, en función de su propia historia y
circunstancias personales. Hay niños que desde temprana edad presentan dificultades y obstáculos para el desarrollo de su potencial repercutiendo ello en varias esferas de su vida, que abarcan lo académico, familiar, social, lúdico…

¿Qué importancia tiene la salud mental en educación?
Poder concienciar y sensibilizar sobre salud mental al alumnado, profesores y padres (comunidad educativa) promueve y favorecer la inclusión, mejora el clima de convivencia en los centros pudiéndose craear entre todos una red que yude a los niños con mayores dificultades. Se fomentan valores de solidaridad, respeto en las diferencias e inclusión. Cada niño tiene una determinada forma de vincularse con los compañeros, en la relación con los profesores, en su manera de vivir las experiencias, descubrir, por lo que comprender la dinámica de los afectos y el funcionamiento mental favorece tanto su proceso de aprendizaje, como la convivencia en el aula y el valor significativo que atribuyen a la escuela.
En los niños con problemas emocionales o mentales propiciar un ambiente donde son sostenidos por los profesores, donde se los acepta en su singularidad favoreciendo que tengan un espacio en el aula como un alumno más, facilita el interes de estos niños, la exploración, la expresión creativa y emocional, además de generar un placer en el descubrimiento del aprendizaje.

¿Cómo incorporar la salud mental en la escuela?
Estos alumnos pueden presentar situaciones conflictivas en el aula en determinados momentos, pero son uno más en el aula, aportan también un valor a sus compañeros.
Uno podría preguntarse ¿cual? la posibilidad de afrontar circunstancias conflictivas buscando alternativas de posible solución, valores de respeto, solidaridad entre ellos, trabajo colaborativo.

¿Como implementar esto?
1-Sensibilización, concienciación tanto con el alumnado, como con los padres y docentes.
2- Implicación de los profesionales sanitarios de salud mental con el equipo docente.
3-La escuela pueden ser favorecedera de una promoción de la salud mental con actuaciones, que influyen en el desarrollo del psiquismo de los niños, por ejemplo la influencia del juego es importante en este desarrollo y en la formación de la personalidad.

4-Abordar las problématicas que se generan en las aulas con este alumnado con
participación de toda la comunidad educativa y sanitaria.
5- La escuela como espacio terapéutico y el espacio sanitario como espacio de
aprendizaje.

Llevamos tiempo dando forma a estas ideas hasta concretarlas en un proyecto “El Baúl ilustrado: una travesía a la inclusión” es un programa basado en la sensibilización y concienciación en salud mental del niño y adolescente.
Organizamos diversas dinámicas con el alumnado, profesorado y padres propiciando el trabajo conjunto entre nosotros para fomentar la inclusión de estos alumnos. Vamos asi creando una red donde las alternativas y soluciones se diseñan entre todos. Para después viajar a otros centros escolares para mostrarlas y seguir creando otras.
¡Pensamos que garantizar la igualdad de oportunidades para los todos los alumnos en materia de educación es un desafío mundial!

¡Si formas parte de una comunidad educativa y te entusiasma nuesto proyecto, contactanos!
Diseñamos un proyecto para tu centro educativo